news

La mujer y la conciliación laboral

Mailhyn Cafiero Díaz

Se que seguramente se han escrito muchos artículos sobre la conciliación del mundo laboral con el mundo personal de la mujer. Seguramente más de un hombre se sentirá aludido al leer este post, pero me sentiría satisfecha si al menos por cada 10 hombres, aunque sea 5, reconociese que hay algo de cierto en esto.

Científicamente hablando, esta más que demostrado que hombres y mujeres tienen exactamente las mismas capacidades para desempeñar cualquier cargo a nivel laboral, hoy en día lo que sigue marcando la diferencia entre el número de altos ejecutivos de sexo masculino y femenino, es la falta de conciliación del mundo laboral de la mujer o mejor dicho de la madre, con su vida personal.

Es increíble que todavía en el siglo XXI se sigan escuchando comentarios del tipo: "Tienes que entender que una mujer, que desea salir embarazada o que es madre, representa una pérdida de dinero para la empresa, es normal que a a cualquier empresario no le interese contratar a alguien así"... A alguien así???? Así cómo??? A alguien como su madre por ejemplo???? Es simplemente increíble e inaceptable.

Soy ingeniero de profesión, y hace poco asistí a un taller sobre gestión del tiempo y eficiencia, eramos alrededor de 25 personas, de los cuales 23 hombres y 2 mujeres (entre esas yo).

Al inicio del taller, el tutor le fue preguntando a cada participante porque necesitaban aprender a gestionar mejor su tiempo, aproximadamente el 90% de los asistentes masculinos respondieron lo mismo: "Trabajo cada día hasta las 10 de la noche y aun así no me alcanza el tiempo", "Tengo muchas responsabilidades y poco tiempo, trabajo más de 10 horas diarias", etc etc etc... 

Cuando llegó mi turno, respondí: "Quiero aprender a gestionar mejor mi tiempo, porque quiero ser responsable en mi trabajo, cumplir de manera exitosa con todas mis responsabilidades sin tener que sacrificar a mis hijos"; continué hablando: Como madre, tenemos muchas responsabilidades diariamente y no quisiera.... En ese momento, todos los hombres de la mesa saltaron diciendo: "Oye, que nosotros también tenemos hijos y tenemos las mismas responsabilidades", yo simplemente alucinada, para evitar polémicas que no venían al caso en el taller, me quedé callada y le pasé el turno al siguiente.

Me sorprendió enormemente que todos aquellos hombres que decían quedarse diariamente hasta las 10 de la noche en el trabajo, dijesen que ellos también "tenían responsabilidades", fue inevitable preguntarme: ¿Qué hacen diariamente sus hijos desde las 4:30 que salen del colegio, hasta las 10 u 11 de la noche que llega su padre? A cargo de quien están?, ¿Quién los busca al colegio?, ¿Quién les da la merienda?, ¿Quién los lleva a extraescolares?, ¿Quién los ducha y les hace la cena?, ¿Quién?... 

No quiero ser injusta, porque diariamente en el cole de mi hija veo a muchísimos padres que al igual que las madres, están allí esperando a sus hijos con todo el amor del mundo y la merienda. Pero estaría bien reconocer, que muchos de esos altos ejecutivos con hijos (no digo que todos sean así), que llegan diariamente tan tarde a casa, derivan la educación de sus hijos a todas aquellas mujeres que curiosamente: "no son aptas para ocupar esos mismos cargos", "porque representan una pérdida de dinero para la empresa". 

Es triste, que aun en el siglo XXI la mujer tenga que decidir, entre criar a sus hijos, disfrutarlos, verlos crecer u optar por un alto puesto en el mundo laboral, lo que me parece más increíble aun, es que a pesar de que tienen que elegir, se le juzgue haga lo que haga, si decide trabajar hasta tarde como cualquier otro: "Que mala madre es, abandona a sus hijos por un puesto", si por el contrario decide no escalar posiciones para poder cuidar a sus hijos: "Que mediocre, que pocas aspiraciones tiene en la vida", "tanto estudiar para nada", etc etc etc...

Creo que aun nos queda mucho camino por recorrer, mucho que demostrar y mucho que batallar...